Cómo decorar el recibidor

Verdadera tarjeta de visitas de tu casa, el recibidor es la primera impresión que tanto tú como quien te visita tienen de tu hogar y, como sabes, no hay nada como una excelente primera impresión.

Verdadera tarjeta de visitas de tu casa, el recibidor es la primera impresión que tú y quien te visita tienen de tu hogar y, como sabes, no hay nada como una excelente primera impresión. Ve cómo decorar el recibidor, para que este te dé la bienvenida siempre que abres la puerta de casa.

Sé bienvenido

Aunque esta sea una de las partes de la casa más utilizadas y frecuentadas, la decoración del recibidor se descuida muchas veces, o porque no parece importante o porque es demasiado pequeño para conseguir decorarlo… ¡Te equivocas! Hay quien diga que es uno de los espacios más importantes de cualquier casa, sencillamente porque es la primera área que los ojos vislumbran al entrar en una casa o apartamento.

Punto de entrada, punto de partida

Independientemente de ser grande o pequeño, antes de empezar a decorar un recibidor es importante saber que, mientras zona de paso y apoyo, ¿cuál será su principal función? ¿Quieres un espacio chic y elegante donde puedes exhibir piezas decorativas especiales? O ¿prefieres un recibidor práctico y funcional con mucho espacio para abrigos, botas y mochilas de los niños? Además, el resultado será mejor aún si le aplicas, a ese lugar, el mismo estilo que tienes en el resto de la casa, o sea, si en cada metro cuadrado de un apartamento predomina una decoración contemporánea o minimalista, entonces un recibidor clásico, con sillones pesados, una mesa labrada y un espejo estilo vintage puede impresionar, pero no combinará con el restante ambiente. Como presentación de la casa, deja que el recibidor sea un destello de lo que viene a continuación.

Piezas claves

Elegido el estilo, hay que conferirle al recibidor un carácter muy suyo. Como en cualquier otra división, también existen piezas básicas para los primeros metros cuadrados de la casa: mesa, banqueta, recipiente para colocar llaves y dinero, espejo, percheros, bastonero, paragüero, lámpara, alfombra, zapatero, etc. Puedes necesitar o no de todos estos elementos, depende de la funcionalidad y ambiente que quieras crear. Lo importante es no olvidar los complementos, porque un recibidor resulta aún más interesante con algunas notas de color y diseño, sea en forma de textiles, vidrios, aceros o estaños, iluminación, libros, relojes, plantas o flores frescas. En primer lugar, es fundamental que este espacio te diga “bienvenido” o “vuelve pronto” cada vez que metes la llave a la puerta.

Ideas sencillas

  • Un espejo en un recibidor de pequeñas dimensiones crea, de inmediato, la ilusión de más espacio.
  • No descuides la iluminación: sea con las lámparas o focos de techo, candelabros de pared, lámparas de mesa y pies o incluso con velas.
  • Una pieza deslumbrante y original – perchero de pared o bastonero, cuadro u otro elemento de arte, alfombra, un espejo – es suficiente para transformar tu simple recibidor en un espacio espectacular.
  • Viste una pared completa con fotos de familia, amigos, viajes y momentos especiales… un recuerdo para llevarte contigo siempre que sales y para alegrar los días más difíciles siempre que llegas.
  • Un zapatero bonito puedes servir, en simultáneo, de mesa auxiliar, para colocar el correo, las llaves y una lámpara.
  • No hay nada más acogedor a la entrada que un pequeño sofá o sillón, decorado con cojines invitadores… el lugar perfecto para descalzarse al final de un día más.
  • Utiliza una o más banquetas para, además de crear un ambiente caluroso y confortable, servir de mesa y lugar para sentarse – un dos-en-uno original.
  • Este es el espacio perfecto para jugar con colores, modelos y texturas, incluso porque como es una división donde se pasa efectivamente poco tiempo, no hay riesgo de que nos “cansemos” de su visual. Sea con una tinta en tonalidades vibrantes, colores monocromáticos o con tiza para escribir todos aquellos recados y notas. En alternativa, prueba un papel de pared llamativo; o entonces esténciles y adhesivos divertidos. Las paredes de tu recibidor reclaman tu creatividad.
  • Completa el espacio vacío bajo la mesa o consola con cestos de mimbre o cajas revestidas con tela para guardar correo, revistas, bufandas y guantes; o entonces pequeñas otomanas o puffs cuadrados.
  • Si es necesario, aprovecha las paredes de este lugar para crear espacios inteligentes para guardar para cosas: estanterías, ganchos, percheros, pequeños armarios.
  • Los espejos también se quieren apoyados directamente en el suelo para un impacto sorprendente y muy actual.
  • No es obligatorio llenar el recibidor con una consola u otra mesa de tamaño mediano – dale la vuelta a este look tradicional y opta antes por una estantería, o entonces una mesa pequeña y un sillón, añádele una lámpara de pie fantástica o una enorme planta en una maceta pintada a mano. Como ves, las posibilidades son inmensísimas.

¡Bienvenido a casa!

Su voto: