18 trucos para decorar espacios reducidos

El espacio es precioso y además de la necesidad de aprovechar cada precioso centímetro, no queremos que esa limitación perjudique el ambiente y su decoración. Felizmente, existen varios trucos para decorar un espacio pequeño, sin comprometer el estilo o la funcionalidad, para satisfacer todos los gustos.

  1. Elimina todos los objetos que no combinen con la habitación y decoración pretendida y/o que no tengan ninguna utilidad – no hay espacio para estar guardando cosas poco esenciales. Lo que elijas conservar debe tener un lugar fijo, porque al tenerlo todo organizado y en su sitio, el espacio va a parecer automáticamente más amplio y ventilado.
  2. La elección de la paleta de colores debe recaer sobre tonos más suaves y claros que aumentan, de forma natural, un espacio reducido. Preferencialmente, opta por una decoración monocromática, o sea, elige un solo color y utilízalo en tonalidades de intensidad variada. La pintura de paredes y techos con una sola tonalidad amplía visualmente la habitación y, si la tinta tiene un acabado con brillo, mucho mejor, porque al reflectar más luz, ensancha el espacio. Si eliges los muebles dentro de la misma tonalidad de las paredes, el espacio se volverá más harmonioso y amplio – los colores contrastantes hacen todo lo contrario, o sea, “acortan” el espacio, estrechándolo. Reserva los colores fuertes para los textiles y otras pequeñas notas.
  3. La luz natural es el mejor amigo de un espacio pequeño, inundándolo con un efecto sorprendente que parece aumentar el rincón más minúsculo. Si no interfiere con tu privacidad, evita colgar cortinas; si haces cuestión de vestir las ventanas elige una sencilla cortina de rollo o una cortina ligera y semitransparente, siempre en tonalidades claras. Si hay paredes con funciones puramente decorativas, ganarás eliminándolas o recortándolas para que dejen pasar más luminosidad. Lo mismo se aplica a puertas que no se utilizan… más vale retirarlas para ganar espacio. En alternativa, elige puertas corredizas. Si la luz natural no es muy abundante, invierte en iluminación artificial con focos de techo, lámparas de pie y de mesa.
  1. Juntamente con la luz natural, los espejos son uno de los mejores recursos para hacer crecer cualquier espacio a ojos vistas: colgado o posado en el suelo, un espejo XL es uno de los elementos que no pueden faltar en las habitaciones más pequeñas de la casa.
  1. Evita colocar muebles junto a las puertas de las habitaciones y en zonas de paso –no sólo no son prácticos como van a estrechar aún más un espacio ya de por sí pequeño. Apuesta en muebles “cortos” – otomanas, pufs, sillas sin brazos, mesas bajas – para no robar centímetros preciosos y “abrir” más el ambiente. En lo que toca a objetos decorativos, principalmente los que son más altos, debes colocarlos, de preferencia, junto a las paredes y no en espacio abierto.
  2. También en lo que toca a muebles prefiere piezas grandes, en menor cantidad; a muchas piezas pequeñas. La cantidad va a dar un aspecto desorganizado al espacio, mientras que media docena de elementos de gran tamaño le van prestar un ambiente calmo y estructurado. Los muebles con bases abiertas son indicados para ambientes más estrechos porque dejan que el espacio “respire”. Si quieres tener muebles acolchonados, prefiere motivos lisos en tonalidades neutras, optando antes por variar en las texturas, que pueden valorar más la habitación.
  3. Un suelo visible hará que cualquier habitación parezca más grande al contrario de uno cubierto con alfombras. Si no abdicas de una buena alfombra, opta por ponerla solamente en una parte del espacio, dejando siempre algún suelo a la vista.
  4. En vez de tener una mesa de centro en el salón, opta por una consola larga y estrecha para exhibir por detrás del sofá o una mesa auxiliar (los conjuntos de dos o tres que encajan unas bajo las otras son perfectas para espacios reducidos), estacionada al lado del sofá y que puedes poner al centro siempre que necesario. Opta por un sofá seccionado que le da un aire más fluido y menos cerrado al salón; y si es uno con pies, ganarás espacio por debajo para guardar, en cestos, revistas, libros, mantas y juegos de tablero.
  5. Los televisores están presentes en todos los rincones de la casa y pueden ser verdaderos “intrusos” en espacios diminutos. ¿La solución? Un soporte de pared específico para televisores o modelos como los LCD que son perfectos para colgar.
  6. En un dormitorio infantil con dimensiones reducidas, es igualmente fácil decorar de forma divertida: opta por literas o camas 2-en-1, en las que una de ellas está camuflada tipo cajón bajo la cama de arriba, pudiendo abrirse por la noche y ocultarse durante el día. Además en lo que toca al espacio de los peques, recurre a los archivos de pared no sólo para decorar, sino también para organizar.
  7. Incluso las casas más pequeñas tiene pasillos y, aunque sean zonas de paso, pueden ser decorados de forma elegante y eficiente: es el lugar ideal para colocar armarios estrechos (logrando diversos espacios para organizar) o para exhibir tu biblioteca. Si prefieres dejarlos despejados, pintar las paredes con rayas horizontales que te ensancharán el pasillo.
  8. Los materiales transparentes aumentan cualquier zona, porque terminan reflectando la luz y el propio espacio: puede ser una mesa con tapa de cristal o acrílico, puertas y armarios con cristales, sillas en acrílico transparente, una puerta de ducha o un biombo.
  9. En una cocina con pocos metros cuadrados, elige una mesa que pueda fijarse a la pared y abrirse tan sólo a la hora de comer; bancos altos o apilables; una barra de acero inoxidable sobre la bancada para organizar todo tipo de utensilios – una decoración minuciosa para poder cocinar y saborear con mucho estilo.
  10. Aunque casi siempre pequeños, los cuartos de baño pueden ser hábilmente decorados, basta aprovechar las paredes para instalar bonitas y funcionales estanterías, fotos enmarcadas, espejos vistosos, un portarrollos vertical para papel higiénico, un banco con organizador interior o que sirva para colocar la ropa sucia.
  11. En espacios pequeños no hay nada como apostar por muebles multifuncionales para decorar con clase y espíritu práctico: camas con organizadores bajo el colchón; sofás cama; mesas de centro, bancos, otomanas o pufs que abren para revelar espacio extra para organización.
  12. El arte de empotrar – desde electrodomésticos, a estantes, estanterías o armarios – crea un efecto visual interesante y organizado, sin robar espacio extra… muchas veces incluso termina libertándolo.
  13. En dormitorios estrechos, cambia las tradicionales mesillas por cubos o estantes colocadas al mismo nivel, para conseguir igual efecto, con la ventaja de lograr un look original y apelativo.
  14. Intenta optimizar rincones que parecen demasiado pequeños para servir algún propósito interesante: ¿será que aquel nicho no es más que suficiente para montar un pequeño despacho o escondite para lectura? El espacio bajo una escalera también puede acoger una mesa y un banco con el teléfono o una estantería embutida para mil y un objetos. Lo mismo se aplica a los espacios existentes en los rellanos de las escaleras.
Su voto: