10 cabeceros cama originales

¿Quieres redecorar o simplemente actualizar el aspecto de una habitación de matrimonio o de la de tus hijos, pero no sabes muy bien como hacerlo? La solución puede ser algo tan sencillo como un cabecero de cama – un elemento modesto y que no tiene que ser caro para destacar, y algunos de estos proyectos incluso los podrás hacer tú misma.

1. Un biombo bonito

biombo bonito

Un biombo es una de esas piezas decorativas que todo el mundo sueña con tener pero que raramente se llega a comprar, o porque no se tiene espacio o porque no se está seguro que sea una buena solución. ¿Y si lo usas como cabecero de cama? En madera, hierro o mimbre, ¡no importa!, desde que combine con la demás decoración.

2. Una vara versátil

vara versátil

Una vara de cortina pintada que combine con la restante decoración del dormitorio es todo lo que necesitas para renovar este espacio. Tras fijarla levemente por encima de la cama, basta colgar una manta u otra tela cualquiera, y, si quieres, ¡tendrás un cabecero nuevo todas las noches!

3. Un espejo mágico

espejo mágico

¿Te acuerdas de aquel espejo viejo que te dejó tu tía abuela? Sí, ¡ése que tienes cuidadosamente guardado en el garaje! Es tiempo de limpiarle el polvo y transformarlo en un cabecero de cama dramático, elegante y, no podemos negarlo, sensual. Cualquiera que sea el espejo que pongas – sí, porque puedes comprar una versión barata y pintar el marco para que combine con tu dormitorio – irá ampliar igualmente su espacio visual. ¡Atrévete!

4. Pintado en la pared

Pintado en la pared

Si no te consigues decidir sobre qué tipo de cabecero comprar o mandar hacer, ¿por qué no lo pintas? Sí, literalmente, en la pared por de tras de la cama, ¡con las formas que más te seduzcan, con un color sorprendente! Y quien dice pintar, dice utilizar un divertido vinilo autoadhesivo o recortes de papel de pared para conseguir un cabecero de cama verdaderamente artístico.

5. Unas cortinas con estilo

Cortinas con estilo

Colgar unas cortinas por detrás de la cama no sólo funcionará como un cabecero original, sino que permitirá colocar la cama en frente a las ventanas o disimular alguna característica arquitectónica menos bonita. Cuanto más alto pongas las cortinas, más grande te parecerá la habitación y, además, es un tipo de cabecero de cama fácilmente renovable.

6. Una estantería práctica

Estantería práctica

¿Necesitas algún espacio adicional para acomodar cosas en tu dormitorio? Un cabecero de cama multifuncional puede ser una buena solución: encajonada, estanterías fijas o módulos enteros por detrás de la cama son solamente tres ejemplos para ganar espacio y un nuevo elemento decorativo en cualquier dormitorio.

7. Un nido agasajador

Nido agasajador

Un nicho de madera contornando íntimamente la cama y debidamente acolchonado es un cabecero de cama romántico y acogedor, perfecto para todo nido de amor. Por cierto, lo difícil será dejarlo...

8. Ventanas indiscretas

Ventanas indiscretas

La palabra de orden aquí es aprovechar: dos viejas ventanas ganan una nueva vida después de retirados los cristales y remplazados por paneles de MDF revestidos con tela, papel de pared o sencillamente pintados. Una verdadera ventana abierta sobre tu dormitorio…

9. Un cuadro inspirador

Cuadro inspirador

Haz tú misma, en un solo día, tu cabecero de cama: compra un lienzo de pintura sencillo y suficientemente grande, “ármate” con una pistola de grapas y reviste el lienzo con una tela deslumbrante o con aquel papel de pared del que te enamoraste hace siglos. Apóyalo contra la pared, coloca la cama en su sitio y ¡voilá!

10. Una puerta poderosa

Puerta poderosa

¿Quieres algo más robusto que un lienzo? ¿Qué tal una puerta? Vieja, reciclada o nueva, ponla en la horizontal y píntala según el estilo del dormitorio o en tonos contrastantes... seguro que no encontrarás cabecero de cama más presencial. ¿Quieres un efecto más teatral? Apila varias puertas desde el suelo hasta el techo y ¡ya puedes entrar!

Su voto: